Pueden  detectar fiebres, dispensar desinfectante de manos y responder preguntas sobre el virus.

 

 

 

Aswin Sarang, jefe de la compañía Reliable Robotics, con un robot dispensador de desinfección manual y detección de fiebre, en la compañía en Dubai, Emiratos Árabes Unidos

 

 

 

 

Robots que detectan fiebre, distribuyen desinfectante para las manos, esterilizan espacios, entregan víveres y hasta responder proguntas medicas sobre el coronavirus, son una opcion de negocio que algunas compañias de robotica han encontrado ante el nuevo escenario que se abre con la COVID-19.

La compañía Reliable Robotics arrienda robots para eventos. Una empresa puede alquilarlos para sorprender a los invitados de un evento con una recepción de un humanoide con pantalla y un menú de opciones que el cliente puede adaptar a sus necesidades. Pero cuando la COVID-19 llegó a Emiratos Árabes Unidos, donde tiene su base esta empresa, las cosas cambiaron y en la empresa pensaron que no necesariamente tenía que ser para mal.

 

Según explicó a Efe el director de Robótica e Inteligencia Artificial de Reliable Robotics, Aswin Sarang, agarraron cuatro de los robots que tenían preparados, cambiaron el software y los reconvirtieron en algo nuevo y necesario en un país con casi 35.000 casos de COVID-19 y cerca de 300 muertos.

 

Cuatro robots, cuatro opciones 

Pepper es uno de esos robots. Es un pequeño humanoide blanco de 1,20 metros de altura, 28 kg de peso y con capacidad para operar durante unas 12 horas, y es probablemente el más sociable de la pequeña familia de cuatro robots desarrollada recientemente por Reliable Robotics.

Este humanoide no solo entiende y habla 15 idiomas sino que además es capaz de detectar emociones en las personas e incluso reconocer sus caras, lo que le hace perfecto para "concienciar" y educar a la gente sobre el virus a través de conversaciones y su pantalla interactiva, de acuerdo con la página web de la compañía. Sarang explicó que Pepper puede ayudar a los médicos a comunicarse con sus pacientes de forma remota sin necesidad de estar en la misma sala, ayudando a limitar el contacto con el infectado para prevenir contagios.

El hombrecillo tiene un hermano de aspecto más rudo y hombros anchos que viene equipado con un sensor térmico altamente sensible y un sensor óptico para determinar si una persona tiene fiebre, así como un dispensador de desinfectante inteligente. El robot está pensado para colaborar en la lucha contra el virus en aeropuertos, centros comerciales u hospitales.

En esos mismos lugares, además de bancos y oficinas, puede operar el tercer diseño de esta empresa, pues su función es esterilizar y desinfectar estancias cuando no hay personas dentro. Finalmente, el último de los hermanos, Baristabot, realiza entregas "libres de contacto" y es perfecto para hacer llegar productos básicos como medicinas y comida a pacientes en cuarentena en hospitales o centros de aislamiento.

 

Los robots pueden ayudar a detectar fiebres. dispensar desinfectante de manos e incluso responder preguntas sobre el virus.

Reconversión de lo existente 

"Estamos usando lo que está en el mercado y encontrando soluciones sanitarias", explicó el director de Robótica. En general, la adaptación se ha hecho a través del desarrollo de aplicaciones y la adhesión de sistemas como cámaras térmicas para detectar fiebre. "Cada uno de nuestros sistemas es totalmente personalizable, lo que significa que podemos añadir más características", aseveró al destacar que todos caminan de forma autónoma.

Los cuatro pueden ser alquilados y de acuerdo con Sarang la compañía ya está negociando con algunos hospitales para poner a los hombrecillos manos a la obra antes de finales de mes. "Como empresa tecnológica tenemos una responsabilidad social que cumplir, especialmente en una situación como esta, así que utilizamos nuestros recursos para enfrentar esta pandemia", concluyó Sarang.

Fuente: www.eltiempo.com

 

El retorno a las oficinas plantea grandes retos sanitarios. ¿Qué soluciones ofrece la tecnología?

Una cámara termográfica mide la temperatura de los trabajadores. 

La desescalada avanza y miles de ciudadanos ya están volviendo a sus puestos habituales en sus empresas. Aunque el teletrabajo perdurará y seguirá siendo una opción viable, la incorporación laboral va a más, y previsiblemente culminará cuando las Comunidades Autónomas entren en la última fase de la desescalada. Empleados y compañías habrán de lidiar con la llamada nueva normalidad, una situación repleta de condiciones, requisitos e interrogantes por resolver.

"Hay una inquietud generalizada. Es muy lógico: la sociedad quiere saber cómo va a volver al trabajo y quiere hacerlo en condiciones de seguridad", afirma José Daniel García Espinel, director de Innovación de Prosegur. García Espinel se dedica a desarrollar soluciones para que las empresas puedan afrontar este retorno con todas las salvaguardas y cumpliendo el dictado de las autoridades. En esta misión, entiende, la tecnología tiene un papel primordial. Es un facilitador. "Nos puede ayudar sin necesidad de estar pendientes", afirma. ¿Que soluciones se están viendo hoy en las oficinas?

Reconocimiento facial y la temperatura al instante

En un escenario hipotético, lo primero que un ciudadano hace al llegar a su centro de trabajo es validar su identidad en el control de acceso. Pero hoy las operaciones que impliquen un contacto físico no son recomendables por el riesgo que entrañan de transmisión del virus. "Por ello, todas las tecnologías touchless [sin contacto] son de gran ayuda en estos momentos", señala José Daniel García Espinel.

Existen varios métodos que posibilitan que un trabajador fiche sin tocar nada, algo que sí sucedía con sistemas como las tarjetas de acceso personales o el escaneo de huella digitales. Una de las alternativas es el reconocimiento facial, una tecnología que ya funciona en múltiples oficinas y que certificará que uno es quien dice ser en menos de un segundo. Estos dispositivos permiten almacenar un máximo de 30.000 caras y se pueden conectar tanto a un servidor local como a la nube.

Puesto de control de temperatura en el acceso de una empresa.

Tras corroborar nuestra identidad aún queda otra cosa por hacer. Como ya es habitual en multitud de recintos públicos y privados, el control de la temperatura se ha convertido en algo rutinario. En una empresa, en función del caudal de trabajadores que quieren acceder a un edificio, este control se llevará a cabo con dispositivos termográficos, que miden la temperatura sin necesidad de quebrantar la distancia de seguridad. Existen de dos clases: portátiles, indicados para el chequeo individual de personas; y fijos, destinados a grupos que quieran acceder a la vez.

Si la persona que quiera entrar al centro de trabajo no está registrada por la empresa, existen tótems de autogestión que, mediante apps y el uso de códigos QR, cotejan los datos de la visita, autorizan su acceso y evitan que se formen colas en la entrada del recinto.

Inteligencia artificial para guardar la distancia social

Una vez dentro de las oficinas hay un deber básico que cumplir: mantener la distancia de seguridad. Algo sencillo en teoría pero que factores como la falta de costumbre y el ajetreo del ritmo laboral pueden complicar. Para ello, existen sistemas de videovigilancia que, mediante algoritmos de inteligencia artificial, detectan y alertan de aglomeraciones o incumplimientos de dicha distancia. También tienen la capacidad de distinguir si los trabajadores están usando mascarillas y equipos de protección individual. "Es el método menos intrusivo y más fácilmente adoptable", detalla García Espinel desde Prosegur, que añade que existen también wearables (objetos de uso cotidiano con tecnología incorporada) o accesorios portátiles que pueden medir la temperatura corporal.

Ante cualquier incidencia, el sistema emite un aviso al centro de control, donde se pueden monitorizar miles de eventos simultáneamente. "Hay un punto clave. Toda esta tecnología está muy bien, pero tiene que estar gestionada, centralizada y coordinada desde un centro de control", explica García Espinel desde Prosegur. "Tener una empresa detrás que ejerza ese papel de manera remota aporta un valor añadido enorme y da confianza a nuestros clientes".

 

Fuente: www.elpais.com

 

A fin que las empresas puedan ser exitosas ante reto de la pandemia

 

La inteligencia artificial y la ciberseguridad serán los temas clave en la nueva era digital que vivimos para que las empresas sean exitosas y aprovechen las oportunidades que presenta el mercado, señaló hoy la gerente general de IBM Latinoamérica, Ana Paula Assis.

 
Así lo manifestó durante su ponencia “El nuevo ahora en la era digital” durante el #CADEdigital 2020 organizado por IPAE Asociación Empresarial.
 
Assis refirió que la sociedad vive un momento de inflexión ante la pandemia del coronavirus, con cambios importantes en cómo se desarrolla y se realizan los negocios, cambios que tendrán impacto en el futuro de las personas y empresas. 
 
“Ahora pasó a ser mucho más relevante la inteligencia artificial y la capacidad de automatización”, subrayó.
 
En ese sentido, indicó que las tecnologías de la información son una urgencia en la inversión de las empresas, para adaptarse a este nuevo entorno, con el uso de la tecnología Cloud (nube), que les permita operar de manera más versátil y flexible.
 
También enfatizó que la ciberseguridad ha tomado mayor relevancia en las operaciones de las empresas para ganar la confianza de sus clientes.
 
Señaló que los consumidores van a realizar sus transacciones con empresas en las que confían que su información estará protegida, por lo tanto, la ciberseguridad permitirá a las empresas mantenerse en el mercado en este nuevo entorno.
 

Trazabilidad digital

 
Otro aspecto que destacó Ana Paula Assis, es el uso de la digitalización en la cadena de suministros a fin que la empresa pueda tener una idea más clara cómo avanzan sus procesos, desde el inicio de su producción hasta la llegada al consumidor final.
 
En ese sentido, refirió que el uso de la tecnología blockchain en la industria alimentaria permite la trazabilidad de la producción, garantizando su seguridad y calidad, lo que evitará enfermedades y desperdicios.
 

Personal capacitado

 
También la gerente general de IBM Latinoamérica, enfatizó que el gran reto para que las empresas puedan ser exitosas en esta nueva etapa donde “lo nuevo será lo normal”, será contar con el personal entrenado en estas nuevas habilidades.
 
“Creo que el gran reto que vamos a tener ahora en la economía es cómo garantizar el personal adecuado. Estamos en el momento de una nueva economía que va a necesitar una nueva fuerza de trabajo”, afirmó.
 
Finalmente, comentó que cada vez vamos a ver una presencia del digital en todos los aspectos de nuestras vidas, y el uso de la tecnología será más amplia y democrática, que será acelearada por la pandemia del coronavirus. 
 
 
 
Fuente: www.andina.pe
 
pdi-blanco.png

Calle 36 No. 128 - 321, Business Center Edificio A, Zona Franca Zonamerica

Telefono +57 302 384 93 24

Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia