Se ha provocado un terremoto a los algoritmos que se ejecutan entre bastidores en la gestión del inventario, la detección de fraude o el marketing

La pandemia del coronavirus lo ha cambiado todo y una de sus víctimas más insospechadas ha sido la inteligencia artificial (IA), incapaz de anticipar las decisiones de las personas, algo que ha provocado peculiares sucesos.

Empecemos por el ejemplo del consumo, desde que empezó la pandemia, los 10 principales términos de búsqueda en Amazon cambiaron totalmente. De buscar carcasas telefónicas, cargadores y juguetes Lego, se pasó a papel higiénico, mascarillas y desinfectantes. Esto afectó a la inteligencia artificial, provocando un terremoto a los algoritmos que se ejecutan entre bastidores en la gestión del inventario, la detección de fraude o el marketing. Los modelos de aprendizaje automático entrenados en un comportamiento humano normal ahora están descubriendo que la normalidad ha cambiado y algunos ya no están funcionando como deberían.

Según Pactera Edge, una consultora global de inteligencia artificial, "la automatización está en aprietos". Otros señalan que están vigilando con cautela los sistemas automatizados y que se están sosteniendo gracias a la corrección manual humana cuando es necesario. Lo que está claro es que la pandemia ha revelado lo entrelazadas que están nuestras vidas con la inteligencia artificial, exponiendo una delicada codependencia en la que los cambios en nuestro comportamiento cambian el funcionamiento de la inteligencia artificial y viceversa. Y que nos debe hacer recordar que la participación humana en los sistemas automatizados sigue siendo clave.

Cambios radicales

Los modelos de aprendizaje automático están diseñados para responder a los cambios. Pero la mayoría también son frágiles; funcionan mal cuando los datos de entrada difieren demasiado de los datos con los que se entrenaron. Es un error suponer que puedes configurar un sistema de IA y alejarte, apunta Rajeev Sharma, vicepresidente global de Pactera Edge: "La IA es un motor vivo y respirable".

 

"Una pandemia como esta es un desencadenante perfecto para construir mejores modelos de aprendizaje automático"

Sharma cuenta algunos ejemplos a MIT Technology Review. Una empresa que suministra salsas y condimentos a minoristas en la India necesitaba ayuda para arreglar su sistema automatizado de gestión de inventario cuando los pedidos a granel rompieron sus algoritmos predictivos. Las previsiones de ventas del sistema en las que la empresa confiaba para reordenar acciones ya no coincidían con lo que realmente se vendía. "Nunca fue entrenado en un pico como este, así que esistema estaba fuera de control", explica Sharma. Otra firma utiliza una IA para evaluar el sentimiento de los lectores acerca de artículos de noticias y proporciona recomendaciones de inversión diarias en publicidad basadas en los resultados. Pero con noticias más tristes de lo habitual en este momento, la recomendación va a ser muy sesgada, añade Sharma.

Otra gran empresa de streaming, que ha tenido una repentina afluencia de suscriptores hambrientos de contenido, también está teniendo problemas con sus algoritmos de recomendación. La empresa utiliza el aprendizaje automático para sugerir contenido relevante y personalizado a los espectadores para que sigan regresando. Pero el cambio repentino en los datos de los suscriptores estaba haciendo que las recomendaciones de su sistema fueran menos precisas.

Muchos de estos problemas con los modelos surgen porque más empresas están comprando sistemas de aprendizaje automático, pero carecen de los conocimientos internos necesarios para mantenerlos. El reentrenamiento de un modelo puede requerir una intervención humana experta. Sharma piensa que más IA deberían ser entrenadas no sólo teniendo en cuenta los altibajos de los últimos años, sino también en eventos raros como la Gran Depresión de los años 30, el desplome bursátil del Lunes Negro en 1987 y la crisis financiera de 2007-2008. "Una pandemia como esta es un desencadenante perfecto para construir mejores modelos de aprendizaje automático", afirma.

Detectar fraudes

Aun así, no puedes prepararte para todo. En general, si un sistema de aprendizaje automático no ve lo que espera ver, tendrá problemas, apunta David Excell, fundador de Featurespace, una empresa de análisis de comportamiento que utiliza la IA para detectar fraudes con tarjetas de crédito. Tal vez, sorprendentemente, Featurespace no ha visto que su IA haya sido afectada demasiado. La gente sigue comprando cosas en Amazon y suscribiéndose a Netflix como antes, pero no está comprando artículos demasiado caros o en sitios nuevos, que son los comportamientos que pueden levantar sospechas. Los ingenieros de la firma sólo tuvieron que intervenir para ajustarse ante un aumento de personas comprando equipos de jardín y herramientas eléctricas, prácticas que se consideraron sospechosas.

Con todo conectado, el impacto de una pandemia se ha sentido a lo largo y ancho del planeta, tocando mecanismos que en tiempos más normales permanecen ocultos. Ahora es buen momento para hacer un balance de esos sistemas y preguntar cómo podrían diseñarse mejor, ser más resistentes. Para que las máquinas sean de confianza, tenemos que cuidarlas.

Fuente: www.elpais.com.co

 
 

En un futuro no muy lejano la Inteligencia Artificial podría proporcionar a las fuerzas del orden público herramientas para combatir el crimen de manera más efectiva. Las cámaras podrán reconocer a los participantes en una pelea, evitar posibles robos o incluso monitorear un área concreta de las ciudades para detectar comportamientos inusuales. El uso de IA para evaluar situaciones como estas puede activar sistemas para alertar a la policía, lo que permitiría una reacción en tiempo real cuando fuera necesario.

Los videos grabados y almacenados por las cámaras de seguridad pública se consultan con mayor frecuencia después de que se haya cometido un delito. Son normalmente son utilizadas para intentar resolver los casos más que para prevenirlos.

Y actualmente, de media, sólo un 2% de las imágenes de cámaras de seguridad pública se monitorea en tiempo real. Por eso añadir el uso de la Inteligencia Artificial y análisis de datos a la tecnología actual de los circuitos cerrados de televisión (CCTV) podría mejorar la seguridad pública en el futuro.

Datos + Innovación = protección en tiempo real

La IA, una vez integrada en la estructura de las fuerzas de seguridad pública, sería gestionada por humanos y “educada” a largo plazo con el objetivo de analizar miles de transmisiones de video – generadas desde los CCTV hasta dispositivos de seguridad como identificaciones o cerraduras inteligentes.

Con el auge de IoT, otras fuentes de datos como automóviles conectados o drones, entre otros, proporcionarán videos e imágenes para hacer seguimiento y analizar actividades anómalas. ¿Pero podría la IA transformar lo que ofrecen las cámaras actualmente – sensación de protección – y convertirlas en el futuro en una red policial en tiempo real para ciudadanos y ciudades?

No es impensable que algún día veamos cómo la tecnología pueda detectar un crimen en cuestión de segundos.

Privacidad: una gran preocupación pública

La adopción de nuevas iniciativas de prevención de delitos unido a una tecnología impulsada por la IA requiere un gran compromiso para hacer frente a las preocupaciones sobre la privacidad de los ciudadanos.

El volumen, cada vez mayor, de datos personales disponibles y los problemas de seguridad en su gestión ha hecho que surjan dudas en la policía y el sector público a la hora de desarrollar distintas incitativas en materia de recolección y almacenamiento.

¿Es posible que los delincuentes hagan un mal uso de los datos y violen la privacidad? ¿Evitaría este hecho los beneficios de la implementación de esta tecnología? Sólo el tiempo lo dirá. En España ya existen ejemplos de este tipo de proyectos; en Barcelona están valorando los aspectos legales y regulaciones europeas para instalar cámaras de seguridad en el Paseo de Gràcia y La Rambla.

No cabe duda que en los próximos años veamos una infraestructura de seguridad pública más expansiva y más inteligente y, cómo no, que se convierta en un tema de debate público.

 

 

Firmado: Barber Brinkman, responsable Senior de Desarrollo de Negocio de la división de Smart Video en Western Digital EMEAI

 

 

 

Fuente: www.muycomputerpro.com

 

 

 

 

De esta manera usted podrá mejorar sus capacidades para desplegar aplicaciones y servicios digitales

En estos momentos, donde la crisis por el COVID-19 ha impactado los ingresos y la sostenibilidad de las empresas, las inversiones para la adquisición de infraestructura de TI (Tecnologías de la Información) se encuentran limitadas. Sin embargo, los proyectos de transformación o creación de negocios digitales planeados por las compañías para lograr diferenciación, competitividad, y generación de valor, no se pueden detener. IDC (International Data Corporation) predice (1) que para el 2023, el 50 por ciento de las empresas que no inviertan en TI, perderán participación en el mercado, como resultado tanto de una competencia que sí decidió reinventarse, como por el surgimiento de nuevos negocios digitales. Además, IDC afirma que el 50 por ciento del gasto de TI, se dedicará para la transformación digital y la innovación (2). En tiempos de coronavirus, la inversión para el crecimiento e innovación de los negocios, es imperativo del ahora.

En esta coyuntura, no es fácil disponer de capital para la inversión y compra de infraestructura de TI, pero esto no debe ser una limitación para avanzar en las iniciativas de transformación de las empresas. ARUS facilita el acceso a modelos flexibles de consumo bajo demanda y pago por uso, aplicados a la infraestructura de TI, instalada en el centro de datos local. En otras geografías, según predicciones de IDC (3), en el 2023, el 60 por ciento de las empresas adoptarán estos modelos de consumo, logrando así: reemplazar inversiones y compras (Capex) por pagos mensuales predecibles (Opex); eliminar la capacidad ociosa que resulta del sobredimensionamiento de la infraestructura; evitar el mal desempeño de las aplicaciones por el subdimensionamiento de las capacidades computacionales; y liberar capital que puede ser aprovechado en otras iniciativas empresariales que lo requieran. ARUS y HP Enterprise (HPE), ofrecen entornos de nube privada directamente en los centros de datos de las compañías, que proporcionan capacidades automáticas de aprovisionamiento de recursos, simplifican la gestión y logran el control de las aplicaciones. De esta manera, es posible alcanzar resultados económicos mejores a los ofrecidos por los proveedores de servicios de nube pública.

Un modelo de consumo flexible y de pago por uso

ARUS y HP Enterprise posibilitan que las empresas reciban la infraestructura de TI que requieren para soportar sus aplicaciones, completamente instalada y configurada en su centro de datos. Las capacidades instaladas, son el resultado del análisis detallado de la demanda actual de recursos de TI de las aplicaciones, sin embargo, se instalan capacidades adicionales con el propósito de responder ante variaciones o picos de demanda. Las soluciones se acompañan de un software que proporciona visibilidad detallada del consumo de las aplicaciones, lo que permite gestionar de manera predecible, la capacidad de TI. Esto permite identificar oportunamente, la proyección de crecimiento de los próximos meses, y planear de manera organizada, la expansión de los recursos computacionales que sean requeridos.

Contrate hoy y pague el primer mes en aproximadamente 120 días

La logística de distribución de infraestructura de TI hasta Colombia, ofrece tiempos de entrega entre 45 - 60 días. Las actividades de instalación, configuración y puesta en marcha de esta infraestructura, pueden requerir hasta 30 días, dependiendo de la complejidad de la arquitectura de las aplicaciones. La facturación del consumo se realiza 30 días mes vencido, es decir, que las empresas que hoy decidan adoptar este modelo de consumo flexible, pagarán su primera factura en aproximadamente 120 días; el tiempo suficiente para que las organizaciones, logren la recuperación y estabilidad de sus negocios.

La modalidad de pago por uso y consumo bajo demanda, es posible en su centro de datos. Adoptar este modelo es la respuesta para avanzar en los proyectos empresariales planeados, e impulsar el desarrollo continuo del negocio. 
ARUS propende por contribuir a la sostenibilidad, continuidad y competitividad de sus clientes con soluciones de TI, que resuelven los retos y desafíos que hoy enfrentan. ARUS proporciona arquitecturas de TI confiables, seguras, de alto desempeño, y disponibilidad para llevar rápidamente las innovaciones al mercado, y contribuir a la generación de valor de las empresas, en estos momentos de crisis. 

Sobre ARUS

ARUS S.A es una compañía del Grupo SURA con más de 30 años de experiencia en el diseño, implementación, operación, soporte, y optimización de infraestructuras de alta disponibilidad y misión crítica para el despliegue de aplicaciones y servicios digitales. Aliado tecnológico de grandes empresas de diferentes sectores como banca, seguros, telecomunicaciones, manufactura, alimentos, comercio, educación, salud, transporte masivo, energía, petróleo, gas, y entidades del Gobierno.

Sobre HPE

HP Enterprise es una compañía líder en investigación, desarrollo y fabricación de la infraestructura de TI, requerida para las aplicaciones y servicios digitales de las empresas. Su propósito es acelerar la transformación digital de las organizaciones con soluciones innovadoras, ágiles e inteligentes, dotadas de capacidades automáticas, y entregadas en modelos económicos flexibles de pago por uso.

Para los más técnicos

Se crean nubes privadas aprovisionando como servicio infraestructura HPE de Servidores (HPE ProLiant); sistemas de almacenamiento (HPE Primera, HPE Nimble, HPE 3PAR); sistemas de protección de datos (HPE StoreOnce, HPE StoreEasy); soluciones hiperconvergentes (HPE Simplivity); infraestructura adaptable y programable (HPE Synergy); y conectividad (Aruba Networks).

 

Fuente: www.eltiempo.com 

pdi-blanco.png

Calle 36 No. 128 - 321, Business Center Edificio A, Zona Franca Zonamerica

Telefono +57 302 384 93 24

Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia